Siguiendo la máxima de fomentar la lectura en un mundo donde prima la inmediatez y las nuevas tecnologías, llevamos a buen término un acuerdo de colaboración con el Club de Ajedrez Reina Brillante Bunker Books, ubicado en Córdoba. Porque, en palabras de nuestro editor:

«Los jugadores de ajedrez tienen mucho en común con nuestros lectores, son personas tremendamente creativas en su juego, perseverantes y gustan siempre de nuevos retos. Es necesario fomentar la lectura creando sinergias con colectivos que de alguna manera dan apoyo a las actividades que despiertan nuestra mente.»

Hoy, vamos a presentaros a uno de los máximos instigadores de esta iniciativa, José Antonio Jiménez de la Torre, presidente del club y excelente persona que ha decidido compartir algunas de sus experiencias.

En un mundo hiperconectado donde nos envuelve un permanente ruido, ¿es más importante que nunca el desarrollar actividades como el ajedrez o la lectura?

Sí, ambas actividades refuerzan el espíritu y contribuyen a dar felicidad a quienes las realizan.

En los tiempos que corren, ¿crees que es importante que entidades locales del ámbito cultural se apoyen?

Siempre es importante acercarse a otras actividades y abrirse a otros campos de la cultura, pero es bueno acercarse a quienes tienes más próximos.
¿Piensas que la tecnología está alejando a las personas de este tipo de actividad o que, la necesidad de desacelerar en un mundo que va tan rápido, las está atrayendo?
La tecnología no necesariamente aleja a las nuevas generaciones del Libro, en mi opinión, hacen que se aproximen de forma diferente.

José Antonio Jiménez de la Torre jugando al ajedrez

José Antonio Jiménez de la Torre jugando al ajedrez

¿Qué similitudes ves entre el ajedrez y la lectura y de qué manera pueden crear sinergias?

Los que aprendimos a jugar al ajedrez ya hace algunas décadas, y los que nos precedieron, nos imbuíamos y progresábamos siempre con buenos libros especializados. No hay nada que dé más placer a un ajedrecista veterano que analizar una partida comentada en un buen libro, idéntico placer al que experimenta un lector habitual con una buena novela. Personalmente, una vez se me ocurrió una idea algo descabellada, la de escribir un libro donde diez o veinte ajedrecistas locales analizasen cada uno de ellos sus dos mejores partidas, intercalando los capítulos con poesía de un poeta ya fallecido… que hubiera mucha poesía sobre Córdoba y con dibujos o caricaturas hechas por un sobrino que pinta muy bien o sobre calles y monumentos de Córdoba. El fin sería hacer un libro original, que se salga de lo habitual de libros de ajedrez para niños, iniciación, aperturas y biografías.

¿Os ha ayudado el éxito de la serie de Netflix Gámbito de Dama, aunque se trate de modas pasajeras, a incrementar las inscripciones?

Sí, está aumentando bastante el interés, la afición y el acercamiento al ajedrez por parte del público en general, tras la serie Gámbito de Dama. En España ha habido tres momentos de mayor popularidad del ajedrez: en 1972 con la disputa en Islandia del Match del Siglo entre Spasski y Fischer, en el año 1987 con el encuentro por el Campeonato del Mundo disputado en Sevilla entre Kasparov y Karpov que TVE retransmitió íntegra, por primera y única vez, que en una apasionante partida final decidió el título a favor de Kasparov; y ahora, en 2021, con la muy bien ambientada y producida serie de Nexflix.

Bunker Books es una editorial gamberra fundamentada en el realismo sucio y en el surrealismo, pensando en el arquetipo que puedan tener algunos en mente acerca de quienes dedican horas al ajedrez, ¿se puede ser gamberro y un poco canalla como ajedrecista?

He conocido todo tipo de jugadores de ajedrez: Maestros sin afición, Grandes Maestros que solo vivían para el ajedrez, alcohólicos, abstemios, desequilibrados, muy centrados , muy inteligentes, menos y no tan inteligentes, canallas, tímidos y extrovertidos, simpáticos y simpáticos asintomáticos, de izquierdas y derechas, de toda condición raza y religión. Pero sí, se puede ser canalla y gamberro… (risas) y todos tenemos un ramalazo de canallería.

José Antonio Jiménez de la Torre

¿Existe en las competiciones, como en el rugby, ese tercer tiempo en el cual rivales comparten momentos festivos?

Claro que existe el tercer tiempo y hasta el cuarto y son importantísimos.

¿Cuál ha sido el momento más bizarro a lo largo de tu carrera como ajedrecista?

No se si momentos canallas, pero muy divertidos y anecdóticos existen. Hace tiempo en la página de ajedrezlocal.com luego reproducidas en la del Ateneo de Córdoba escribíamos las sucedidas en las competiciones fuera de Córdoba. Yo publiqué unas cuantas que podrás leer en la página del Ateneo.

Para terminar, recomiéndanos algún libro que ames y que tenga que ver con el mundo del ajedrez.

He leído muchos libros de Ajedrez El jugador de Ajedrez, La tabla de Flandes de Pérez Reverte, o La torre herida por el rayo de Arrabal que es la que está más en línea con vuestra Editorial. Me han gustado todas, esta ultima la que más. De películas, Buscando a Boby Fischer, una biográfica en ruso sobre Capablanca está en YouTube y una familiar de la factoría Disney, que no es ñoña, La Reina de Katwee que aconsejo a todo aquel con hijos. Respecto a mis libros favoritos especializados, son todos unos clásicos: Mis mejores partidas de ajedrez Alexandre Alekhine, Ajedrez de Torneo de David Bronstein y Piense como un Gran Maestro de Kotov.