Leer Inhumanos no es una tarea sencilla. Sea porque nos presenta personajes que podrían ser monstruos de pesadilla o porque ilustra situaciones que no están tan lejos de poder ocurrir, Inhumanos es una obra poco convencional pero muy necesaria hoy en día. Con ella, Claudel toma la posición de un guerrero en lucha contra la pérdida de los valores humanos más fundamentales, pero lo hace armado con la palabra y con una capacidad fuera de lo común de pintar al ser humano de manera descarnada. Esta obra es el reflejo de momentos cotidianos deformados y llevados al extremo, poniendo de manifiesto la alienación social imperante en Occidente.

Hemos hablado con el autor para entender los entresijos de su libro, y nos ha dejado claro que abrir la portada de Inhumanos es zambullirse en una llamada de atención, quizás la última, para que comprendamos qué podría llegar a ocurrir si no damos un paso atrás.

Inquietante, irónico, escandaloso, absurdo, grotesco, provocador, aterrador, irreverente… Son muchos los adjetivos con los que se podría calificar Inhumanos. ¿Cómo describirías este libro?

Yo diría que el proyecto de este libro es mostrar al hombre no como es, sino cómo lamentablemente corre el riesgo de ser en un futuro próximo. Cómo la sociedad, sus valores y su funcionamiento se vuelven absurdos en muchos sentidos. He contemplado nuestro mundo y la forma de vida de mis contemporáneos y he tratado con este libro de mostrarles un espejo sin distorsionarlos.

Algunas de las historias de este libro pueden ser el argumento de una pesadilla para muchas personas. ¿De dónde vino la inspiración?

Todos mis libros nacen de la observación de la realidad, de la vida, de las mujeres y los hombres que conozco, de la situación actual del mundo. Me considero una especie de sismógrafo: solo transcribo los temblores; no de la tierra, sino de los seres que la habitan: sus perturbaciones, sus miedos, sus deseos, sus fantasías.

«… el humano se desliza hacia un inhumano, o un infrahumano, como si su condición ya no fuera suficiente para él»

Hace años en una entrevista dijiste, comentando que al hablar de tus obras no recuerdas los detalles del libro, sino las condiciones en las que lo habías escrito y quién eras en ese momento. ¿Cómo era el Philippe Claudel que escribió Inhumanos?

Un hombre asustado por la evolución de nuestras sociedades y nuestras mentalidades. En muchos sentidos, me parecía entonces, y me sigue pareciendo, que el humano se desliza hacia un inhumano, o un infrahumano, como si su condición ya no fuera suficiente para él y que aspirara a algo, otra cosa: cambiar de sexo, alargar la esperanza de vida hasta el infinito, seleccionar razas, eliminar seres inútiles, preocuparse solo por uno mismo, agotar la propia sexualidad, convertir a ciertos humanos en objetos, barrer toda moralidad, negar valores fundamentales, etc.

Eres director y guionista de televisión y cine. ¿Crees que algunas de estas historias se podrían convertir en un film?

Sin lugar a dudas. Una película que parecería de terror pero que en realidad sería un film realista, crudo y sencillo. ¡No sé si atraerá a muchos espectadores! Pero aún podría capturar uno de los componentes esenciales del libro: el humor. Porque me reí mucho mientras escribía estas historias y esa es la forma de leerlas, con la risa más insoportable en mente que se pueda. Todas las historias pertenecen al humor negro, que hoy en día apenas se practica.

Inhumanos de Philippe Claudel

Tus obras son muy diferentes entre sí. Inhumanos, por ejemplo, difícilmente se puede comparar con obras como La nieta del señor Linh o Bajo el árbol de los toraya. ¿Cómo encuentras la inspiración para cambiar de registro?

Nuestra vida, cuando empieza a alargarse un poco, se compone de varios capítulos. Ya no soy el mismo que el Philippe Claudel que tenía 20, 30, 45, etc. El mundo que nos rodea también está cambiando. Mis preocupaciones, mi sensibilidad, mis miedos y mi admiración cambian. Los libros que escribo dan testimonio de las preocupaciones que tenía cuando fueron escritos. Mientras que algunas son constantes, aparecen otras. Pero dicho esto, siempre he tenido una gran atracción por los relatos que generan anticipación, las distopías, como he demostrado en algunos de los relatos de Les Petites Mécaniques, una novela como La investigación, o un relato como Ararat, que acompañaba a la obra del gran fotógrafo flamenco Carl de Keyser. Inhumanos encaja en esta línea: una exploración de lo posible.

Si reescribieses Inhumanos ahora, ¿crees que mostrarías a tus personajes y las situaciones en las que viven desde la misma postura sarcástica?

Desafortunadamente, creo que no cambiaría ni una línea: tantas situaciones en apenas unos años lamentablemente se han hecho realidad.

No es la primera vez que en una obra hablas sobre la condición y la naturaleza humana. ¿Crees que este es todavía un tema sobre el que hay mucho que decir?

Este es el único tema que vale la pena explorar, y es una exploración interminable ya que siempre logramos sorprendernos, y muchas veces en las peores situaciones. Creo que eso es lo que caracteriza al hombre: una criatura que siempre es capaz de hacer lo peor, de reproducirse y de aumentar sus errores. Es patético, trágico, ridículo, pero es así. A veces esta observación me lleva a escribir novelas serias; otras veces, textos más sarcásticos, como Inhumanos.

«Inhumanos habla de un mundo muy cercano al nuestro, yo simplemente empujo el cursor un poco más para que mis contemporáneos comprendan lo que es probable que nos suceda. Represento a la humanidad que ha perdido todo sentimiento, que ya no tienen empatía»

Me cuesta imaginar una deriva del ser humano tan trágica como la que leo en alguno de los 25 relatos de Inhumanos

Ya te lo dije antes: solo mira a tu alrededor. Inhumanos habla de un mundo muy cercano al nuestro, yo simplemente empujo el cursor un poco más para que mis contemporáneos comprendan lo que es probable que nos suceda. Represento a la humanidad que ha perdido todo sentimiento, que ya no tienen empatía, que son capaces de comprar a otros, como si fueran objetos, que para ocupar su tiempo libre contemplan a los migrantes reunidos, ahogados en el mar, que ya no pueden para saber si su hijo es un hijo o una hija, que se olvidan de la historia, y para quienes el sexo y los sentimientos han perdido todo atractivo, hasta el punto de que incluso sus cuerpos están cambiando. ¡Admita que estas situaciones no se alejan mucho de las que se producen en el mundo hoy en día!

En anteriores entrevistas has comentado que vivimos en un mundo perturbado. ¿No tienes miedo de que algunas de estas historias inverosímiles se hagan realidad?

¡Claro! Pero a veces la virtud de los libros es actuar como una señal de advertencia. Si el hombre es un monstruo en potencia, también puede, según el momento y el estado de ánimo, ser sublime y volverse maligno para siempre. A veces, todo lo que se necesita es una descarga eléctrica. Inhumanos debe tomarse como eso, uno de los muchos electroshocks que nos ofrece la literatura, el arte. Terminaría agregando que para mí Inhumanos es posiblemente uno de los libros más importantes que he escrito.